NO OLVIDES QUE TU NO ESTABAS

atrasHay una pregunta que le hizo Dios a Job cuando el estaba quejándose de su situación, la pregunta fue “¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia” (Job 38:4). Job no supo que responder. Dios llamo a Job “poco inteligente”, porque Job se había olvidado que llegó después. Job había llegado después de que todo había sido creado y colocado en su lugar. Job no trajo nada solo se limitó a usar lo que estaba hecho. Pero creyó que tenía derechos sobre aquello que el no había ni iniciado ni creado. Así son algunos que llegan después, se olvidan de que lo que encontraron y que ahora gestionan, fue gracias a otros. No son agradecidos ni respetuosos con los que estaban cuando ellos no estaban. La Biblia advierte en 1Corintios 3:10 del cuidado que hay que tener cuando se edifica sobre el fundamento que puso otro, no olvidando al otro, sino reconociendo su labor. En España somos muy de olvidarnos de los que nos precedieron, de aquellos que estaban cuando nosotros no estábamos. Yo procuro no olvidarme nunca de Guillermo Cohello y su esposa Milagros Robledano, aquellos que pusieron las primeras piedras de lo que es hoy Misión Cristiana Moderna. Tampoco me olvido de José Entique Ortega, quien me dio la oportunidad de venir a Fuerteventura en 1996 junto don el consejo ejecutivo de mi denominación Asambleas de Dios de las Islas Canarias. Siempre les honro y les mencionó porque Dios honra a quienes honran. Es un acto de injusticia olvidar a quienes estuvieron antes que nosotros. Muchos de nuestros predecesores dejaron de estar porque fueron heridos en la batalla. ¿No deberíamos mirarles como veteranos de guerra dignos de ser honrados cuando no están y doblemente honrados cuando regresan? ¿No estuvieron ellos cuando nosotros no estábamos? ¿No fueron ellos los que recibieron los primeros y más peligrosos impactos de guerra? Deberíamos de mirar atrás solo para no olvidarnos de por quién estamos aquí. El Señor ha usado a alguien para hacernos llegar donde estamos. Alguien reparó portillos, restauró calzadas para que nosotros pudiéramos estar aquí, o simplemente nos echo una mano (Is. 58:12).

Por otro lado ¿Crees que siempre estarás ahí? ¿No sabes que tú también serás un predecesor? ¿No sabes que como tratas a tus predecesores te trataran a ti? No olvides que hubo un día en el que tú no estabas, estaba otro, y que llegara el día en el que tú tampoco estarás, estará otro. ¿Cómo te gustaría que te trataran cuando tú no estés? Te trataran igual que tú estás tratando a quienes hoy no están o estuvieron y han vuelto.
Bendiciones de lo Alto
Ángel Manuel Hernández Gutierrez

Acerca de Ángel Manuel Hernández Gutiérrez

Padre. Doctor en Teología hc. Presidente Misión Cristiana Moderna y Asambleas de Dios Canarias. Representante Consejo Evangélico de Canarias FTV.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.