CONTENCIOSOS O DIFAMADORES

“Jeremías 28:11 Y habló Hananías en presencia de todo el pueblo, diciendo: Así ha dicho Jehová: De esta manera romperé el yugo de Nabucodonosor rey de Babilonia, del cuello de todas las naciones, dentro de dos años. Y siguió Jeremías su camino”.
Hoy en día muchos se levantan como apologetas defensores de la fe, pero desde su punto de vista. Y creen tener la verdad o quizás la tengan, quien sabe, porque presumen de ser expertos en la interpretación bíblica. Se levantan acusando a pastores o maestros como falsos, y puede que tengan razón o no quien sabe. Estos creen tener el derecho de arremeter contra otros, sin embargo en este capítulo 28 de Jeremías vemos al profeta Jeremías actuando de una forma diferente.
El profeta Hananías, hijo de Asur, lanza una serie de profecías falsas. El dijo falsamente que Israel sería liberada del yugo de cautividad de los babilonios en dos años. Y para darle más firmeza a su profecía fue al encuentro del profeta Jeremías que se había puesto un yugo de madera en su cuello hasta que durara la cautividad de Babilonia, le quitó ese yugo, lo rompió en el suelo y profetizó falsamente. ¿Cómo hubiese reaccionado tu si supieras que estás en posesión de la verdad y encima te rompen tu ilustración profética? ¿Cual fue la reacción de Jeremías? Dice . Jeremías siguió su camino. Donde se usa falsamente el nombre del Señor Jeremías sigue su camino, no se detiene a defender a Dios, como si Dios tuviera que ser defendido. El dejó en las manos del Señor el juicio sobre Hananías, porque el es el único que puede juzgar con verdad. Pero además siguió su camino porque hay una cualidad en los siervos del Señor que se recoge en¿Eres amable y sufrido? ¿sigues tu camino ante el oprobio o la falsedad o eres contencioso? Puedes defender muy bien una verdad pero pierdes toda la razón cuando eres contencioso con otro por defender esa verdad. Ser contencioso es enfrentarse seriamente, pelear, reñir, discutir ya sea física o verbalmente dice el Diccionario de idiomas bı́blicos Swanson. La biblia dice que los que son contenciosos no obedecen a la verdad sino a la mentira y a la injusticia (Rom. 2:8). También dice el Apóstol Pablo que ellos nunca tuvieron la costumbre de ser contenciosos, ni existe tal costumbre en las verdaderas iglesias del Señor (1Cor. 11:16). Los verdaderos cristianos ni contienden con nadie aunque tengan la razón (2Ti. 2:23; Tit. 3:9), ni difaman a nadie (Tit. 3:2). Si ves a alguno difamando o contendiendo contra iglesias o pastores tengan o no tengan la razón en lo que dicen, esos que difaman y contienden no son cristianos y si lo son están dejándose usar por el enemigo de nuestras almas, Dios los juzgará severamente, tu déjalo en las manos del Señor como hizo el profeta Jeremías. El profeta Hananías, hijo de Asur, lanza una serie de profecías falsas. El dijo falsamente que Israel sería liberada del yugo de cautividad de los babilonios en dos años. Y para darle más firmeza a su profecía fue al encuentro del profeta Jeremías que se había puesto un yugo de madera en su cuello hasta que durara la cautividad de Babilonia, le quitó ese yugo, lo rompió en el suelo y profetizó falsamente. ¿Cómo hubiese reaccionado tu si supieras que estás en posesión de la verdad y encima te rompen tu ilustración profética? ¿Cual fue la reacción de Jeremías? Dice Jeremías 28:11 …Y siguió Jeremías su camino”. Jeremías siguió su camino. Donde se usa falsamente el nombre del Señor Jeremías sigue su camino, no se detiene a defender a Dios, como si Dios tuviera que ser defendido. El dejó en las manos del Señor el juicio sobre Hananías, porque el es el único que puede juzgar con verdad. Pero además siguió su camino porque hay una cualidad en los siervos del Señor que se recoge en “2Timoteo 2:24 Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, …, sufrido…”. ¿Eres amable y sufrido? ¿sigues tu camino ante el oprobio o la falsedad o eres contencioso? Puedes defender muy bien una verdad pero pierdes toda la razón cuando eres contencioso con otro por defender esa verdad. Ser contencioso es enfrentarse seriamente, pelear, reñir, discutir ya sea física o verbalmente dice el Diccionario de idiomas bı́blicos Swanson. La biblia dice que los que son contenciosos no obedecen a la verdad sino a la mentira y a la injusticia (Rom. 2:8). También dice el Apóstol Pablo que ellos nunca tuvieron la costumbre de ser contenciosos, ni existe tal costumbre en las verdaderas iglesias del Señor (1Cor. 11:16). Los verdaderos cristianos ni contienden con nadie aunque tengan la razón (2Ti. 2:23; Tit. 3:9), ni difaman a nadie (Tit. 3:2). Si ves a alguno difamando o contendiendo contra iglesias o pastores tengan o no tengan la razón en lo que dicen, esos que difaman y contienden no son cristianos y si lo son están dejándose usar por el enemigo de nuestras almas, Dios los juzgará severamente, tu déjalo en las manos del Señor como hizo el profeta Jeremías.
Bendiciones de lo Alto
©Ángel Manuel Hernández Gutiérrez

Acerca de Ángel Manuel Hernández Gutiérrez

Padre. Doctor en Teología hc. Presidente Misión Cristiana Moderna y Asambleas de Dios Canarias. Representante Consejo Evangélico de Canarias FTV.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.