Ladrillos sin paja

Un ladrillo hecho de barro con paja, tiene tres veces más resistencia que un ladrillo hecho sin la paja. La paja le proporciona al ladrillo la fuerza que necesita para poder resistir la presión de una pared. Las paredes de ladrillo con paja podrían durar siglos, mientras que las que se hacían sin paja solo duraban años. Faraón les quitó la paja a los Israelitas y les ordenó que no cesara la producción de ladrillos como vemos en Éxodo 5:1-21. Los esclavos israelitas fueron forzados a trabajar más, en peores condiciones, pero tenían que seguir fabricando el mismo número de ladrillos.

“Ladrillos sin paja”, puede representar muy bien las condiciones laborales en las que está sometida la gente hoy en el mundo. Las recientes investigaciones sobre el trabajo nos dicen que en estos últimos años la insatisfacción laboral ha aumentado peligrosamente y como consecuencia los accidentes. Y parece mentira que en esta sociedad donde hay tanto avance mecánico y tecnológico, todavía el hombre dedique tanto tiempo al trabajo. Ahora se hacen los trabajos con mayor rapidez y menor esfuerzo, pero el hombre está más agotado y dedica más tiempo al trabajo que antes. El espacio de tiempo que le queda para la familia cada vez está más reducido, de hecho se pasa más tiempo con los compañeros de trabajo que con la propia familia o los amigos.

Hace unos años estuve en NY y en un establecimiento de comidas rápidas, una trabajadora me confesó, que hacía dos semanas que no veía a su hija porque cuando llegaba a su casa estaba durmiendo y cuando salía de su casa la dejaba durmiendo. Ella me decía que no sabía si la vería esa semana. Esta mujer llevaba dos semana trabajando sin parar y durmiendo solo 4 horas al día, trabajaba 20 horas diarias. Claro que es un caso exagerado para nosotros en España, pero no en Nueva York, Londres y muchísimos lugares más en el mundo, donde la gente tiene dos y tres trabajos a la vez para poder tener sustento y abrigo.

Esta clase de vida no puede denominarse otra cosa que “esclavitud”, así que el mensaje de hoy debe seguir siendo el mismo que utilizó Moisés: “Faraón deja salir a mi pueblo a la libertad”.

Hasta el acontecimiento bíblico jamás en la Historia se había escuchado semejante liberación. Para que se hagan una idea, sería como llegar a EEUU y pretender que el presidente de EEUU deje salir del país a todos los latinos, que son como el pueblo de Israel en Egipto, los encargados de el área de servicio del país. Millones de latinos trabajan en EEUU, así que el caos sería brutal. Como sacar a todos los latinos de EEUU de un taponazo, es lo que Dios le propuso a Moisés cuando le pidió sacar a su pueblo de Egipto. Y Moisés lo logró, logró sacar a tres millones de personas de la esclavitud laboral principalmente, a la que estaban sometidos. Así que no es algo imposible sacarte a ti de tu esclavitud laboral.

Dios quiere sacarte de la esclavitud laboral a la libertad gloriosa de los hijos de Dios, así que presta atención a lo que viene a continuación, porque en esta enseñanza está la salida  a tu libertad laboral.

La escritura dice que faraón le dijo al pueblo que hicieran ladrillos sin paja, es decir, les quitó la paja.

¿Que representa la paja?

La paja representa el lugar de descanso como dice Génesis 24:25 Y añadió: También hay en nuestra casa paja y mucho forraje, y lugar para posar. Esto quiere decir que faraón lo que le quitó a los Israelitas fue el descanso, el día de reposo, el tiempo con Dios, como el mismo Faraón enfatizó en Éxodos 5:17 …Estáis ociosos, sí, ociosos, y por eso decís: Vamos y ofrezcamos sacrificios al Señor. La gente piensa que trabajando sin parar, un día tendrán descanso, pero el trabajo sin descanso nunca nos llevará al descanso sino a más trabajo, porque el trabajo no da descanso, como Faraón tampoco da paja como dejó bien claro en Éxodos 5:10 … Así ha dicho Faraón: Yo no os doy paja. Trabajar sin descansar es el mayor error que puede cometer una persona. Hasta la propia tierra necesita tiempo de barbecho, de descanso, donde se la tiene que dejar sin cultivar para que recobre sus nutrientes, su fuerza.

Es curioso, pero la paja que representa al descaso fue echa por Dios, sin embargo los ladrillos que representan al trabajo fueron hechos por el hombre como dice Génesis 11:3 Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla.

¿Cual es la clave para salir de la esclavitud laboral?

Respetar el tiempo de Dios, ir a la Iglesia cada semana sin faltar para que recibamos los nutrientes que necesitamos para ser fructíferos, para que recibamos el descanso que necesitamos para tener fuerza como el Señor Jesús nos dijo en Mateo 11:28 …Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Esta palabra descansar, en griego es “anapauo”, que significa, “dar una interrupción al trabajo”. Pero este descanso no es necesariamente el descanso físico, que se puede obtener con una buena siesta, sino al descanso de nuestro corazón y de vuestro espíritu, que en definitiva es quien nos da la fuerza para continuar día a día en nuestra tarea. Trabajar sin esta fuerza interior, hace que nuestra fuerzas físicas sean reducidas como dice Proverbios 24:10 Si fueres flojo en el día de trabajo, Tu fuerza será reducida. O como nos enseña Mateo 4:4 …No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Así que cuando se viene a la Iglesia, se está descansando y se está saliendo de la esclavitud laboral, veras surgir tu libertad.

Pastor, Ángel Manuel Hernández

Me gustaría conocer tu opinión….

 

Acerca de Ángel Manuel Hernández Gutiérrez

Pastor principal de la Iglesia Misión Cristiana Moderna. Es Canario, nacido y criado en la Isla de Tenerife en el seno de una familia humilde, de padre albañil y de madre ama de casa. Desde los 11 años tenía vocación pastoral y por eso dedicó su vida a este fin, trabajando secularmente mientras terminaba sus estudios teológicos. Doctorado en Divinidades h.c., por la Facultad de Teología Cristiana Reformada de España. Comenzó su ministerio pastoral en la Isla de Fuerteventura, enviado por la autoridades eclesiásticas en el año 1996, con tan solo 8 feligreses y en condiciones muy precarias. Pero ahora su ministerio soporta una Iglesia de más de un millar de fieles, con una reconocida y extensa obra social en Fuerteventura. Presidente de las Asambleas de Dios de las Islas Canarias.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.