La palabra Líder

Existe una persona con quien usted pasa más tiempo que con ningún otro y que posee más influencia sobre usted que cualquier otro y que tiene la habilidad para interferir o apoyar su crecimiento que ninguna otra. Esa persona es usted mismo. Y es que para ser un líder de otros, primero hay que ser un líder de uno mismo. Las personas que no tiene una visión para sí mismos no pueden tenerla para los demás, las personas que no se aman a sí mismo les es muy difícil amar a los demás. Esto se denomina auto-liderazgo, o sea, es el liderazgo que ejercemos sobre nuestras propias vidas y sin ser auto-liderados no podemos liderar a otros. En otras palabras, ser líder de otros es la consecuencia de haberte liderado a ti mismo a través del Señor. Y es que cuando uno ve a alguien que es capaz de liderarse a sí mismo a través del Señor, desea aprender como se hace eso y le sigue convirtiendo a esa persona en su líder.  Esto nos muestra que todo el mundo tiene un líder, todo el mundo tiene a alguien que imita y sigue. Y esta realidad la mostró Pablo cuando dijo en 1Corintios 11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. Lo importante de todo líder cristiano, es que esté siendo un ejemplo del Señor para que las personas que le sigan se parezcan a Cristo. Por eso el Apostol Pablo le recomienda a Timoteo en 1Timoteo 4:12 …sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

Pero para entender mejor lo que significa ser líder, deberíamos explorar el significado de esta palabra que aunque no se maneja en las traducciones de la Biblia, porque es una palabra relativamente nueva, eso no quiere decir que no se encuentre en el trasfondo bíblico. De hecho hay algunas palabras hebreas que se pueden traducir como líder o liderazgo y que aparecen en el Antiguo testamento, como la palabra “pará” (Jueces 5:2), o la palabra “perazón”. Pero la más interesante de todas es el sustantivo “davar”. Esta palabra “davar”, tiene un tremendo parecido con la palabra “logos” que aparece en Juan 1:1 y que podría ser un equivalente griego de la misma. Esto quiere decir que Jesús es el “davar” del Antiguo Testamento y el “logos” del Nuevo Testamento. En otras palabras Jesús es el primer líder espiritual de la historia.

Uno de los posibles orígenes de la palabra líder en el castellano, es el del latín “Lis-lítis” que viene a dar a entender una persona que separan o distingue elementos de algo para limpiarlos o podarlos, para remover sus partes malas y nocivas. Y ese es uno de los trabajos de un líder limpiar o remover mediante la palabra de Dios, todo aquello que está perjudicando a los discípulos como dijo el Señor Jesús en Juan 15:3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

Otro de los posibles orígenes de la palabra líder en castellano, es de origen sajona, es decir un derivado de la palabra inglesa “leader”, que significa, guiar por un camino, servir como indicador de ruta y ser un canal o un conductor. Y esta es otra de las funciones del líder, guiar a las personas en el camino del Señor.

Sea como fuere la palabra líder es la simplificación de un conjunto de cualidades que debe tener una persona que dirige. Es bastante probable que si los libros bíblicos se hubiesen escrito en esta época, esta palabra sería muy común en el lenguaje bíblico.

Sin embargo y a lo que nosotros compete, cuando uno se encuentra con un líder de Misión Cristiana Moderna, a no ser que lleve varios años en el liderazgo, se encuentra con un simple creyente con una capacidad básica en el evangelismo y el cuidado de personas nuevas en el Señor. No se puede esperar de uno de nuestros líderes la experiencia de un pastor, ni de un maestro de la palabra de Dios, porque no tiene esa preparación. Sin embargo con el tiempo y a través de los procesos formativos de la iglesia irá adquiriendo un conocimiento teológico más profundo y más amplio, aunque dicho conocimiento no le es muy necesario para desarrollar esta sencilla tarea de líder. Por eso nosotros afirmamos que cualquier creyente puede ser líder en un periodo de tiempo relativamente corto, en nuestro caso unos nueve meses aproximadamente.

Durante el ejercicio de su liderazgo el líder va encausando su vida rumbo a los distintos dones del espíritu, del ministerio o de operaciones (Efesios 4:11, 1Corintios 12, Romanos 12:6-8) que han de determinar su ministerio dentro del Cuerpo de Cristo.

Toda nuestra cantera de pastores son el resultado de líderes que han encontrado ese don en el transcurso de su liderazgo, lo mismo pasa con los maestros y con otros que tiene ministerio reconocidos dentro de la Iglesia. Por consiguiente ser un líder es un comienzo de algo grande y la expresión más práctica del servicio a Dios.

Pastor, Ángel Manuel Hernández

Me gustaría conocer tu opinión…

 

Ángel Manuel Hernández Gutiérrez

Acerca de Ángel Manuel Hernández Gutiérrez

Pastor principal de la Iglesia Misión Cristiana Moderna. Es Canario, nacido y criado en la Isla de Tenerife en el seno de una familia humilde, de padre albañil y de madre ama de casa. Desde los 11 años tenía vocación pastoral y por eso dedicó su vida a este fin, trabajando secularmente mientras terminaba sus estudios teológicos. Doctorado en Divinidades h.c., por la Facultad de Teología Cristiana Reformada de España. Comenzó su ministerio pastoral en la Isla de Fuerteventura, enviado por la autoridades eclesiásticas en el año 1996, con tan solo 8 feligreses y en condiciones muy precarias. Pero ahora su ministerio soporta una Iglesia de más de un millar de fieles, con una reconocida y extensa obra social en Fuerteventura. Presidente de las Asambleas de Dios de las Islas Canarias.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.